Páginas

miércoles, 18 de julio de 2012

¿Queremos tanto como decimos?

     ¿Quién no ha dicho "te quiero" alguna vez en su vida, siendo irónico o no siéndolo? Me costaría creer que haya alguien que no lo haya dicho alguna vez en su vida, pero ¿permanece el sentido, el mensaje de "te quiero" hoy en día?

     Hay distintas situaciones donde distinto tipo de personas dicen "te quiero", gente que se lo dice a sus padres, gente que se lo dice a una consola o a una televisión, gente que se lo dice a sus mascotas, gente que se lo dice a su pareja, gente que se lo dice a sus amigos, gente que se lo dice a si misma...etc pero este tipo de expresiones de tanto usarlas han acabado perdiendo todo su valor y su significado, no tienen el peso que tenían años atrás, para muchas personas decir este tipo de expresiones no significa ningún tipo de compromiso, lo dicen como si se tratase de un saludo cuando te cruzas con alguien que hacia tiempo que no veías, la culpa de esto la tiene la sociedad.
     La expresión en la que más me gustaría centrarme es "te quiero", cuando una persona le dice a su pareja que la quiere no es una expresión como otra cualquiera, lo que esas dos palabras dicen es que quieres a esa persona, quieres estar con esa persona, quieres que esa persona no cambie, quieres verla en todo momento y muchísimos significados más que puedas atribuir, porque aunque sean dos palabras tienen mucho trasfondo y no es tanto la cantidad como la calidad y si esta expresión tan breve se dice pensando en el porque y en lo que significa y la otra persona lo entiende así, tiene más valor que todos los piropos juntos, pero en esta sociedad en la que se cambia de pareja como de ropa interior se dice para adornar, para que la otra persona tenga la sensación de que resulta interesante o agradable y se acaba diciendo esa misma expresión con 20 parejas diferentes cuando no has sentido con ninguna de ellas lo que la expresión "te quiero" quiere transmitir realmente. Esto es como con todo, si piensas realmente lo que estas diciendo o lo que quieres dar a entender caes en la cuenta de que la expresión que sueles utilizar como algo habitual tiene más significado y más fuerza de la que tu habías imaginado, como por ejemplo un simple "gracias".

     A veces hay que pensar más detenidamente lo que vamos a decir, concluir si lo decimos de verdad, si no decimos de corazón y pensamos todo lo que esa expresión o palabra envuelve, así conseguiremos que algo tan importante como nuestro lenguaje no pierda valor e importancia, si no que conseguiremos convertir algo común en algo razonado y con una explicación más precisa de lo que muchos pueden imaginar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario