Páginas

martes, 28 de agosto de 2012

¿Qué límite tiene la moral humana?

     Todo tipo de acciones inhumanas e inmorales ocurren casi diariamente, el caso más reciente es el de José Bretón el padre de dos hijos, Ruth y José, de 6 y 2 años respectivamente que han sido asesinados y posteriormente incinerados en un horno hecho por su propio padre en la finca de los abuelos, manteniendo en secreto durante 11 meses lo sucedido y mostrando un gran interés por encontrar a sus hijos y ha día de hoy sigue negando lo sucedido pese a que se han encontrado todas las pruebas.

     Hay gente que esta cansada de este caso y lo comprendo, desde que se sabe todos los medios de comunicación están que echan humo, pero hay mucho comentarios que he podido leer que no tienen ni pies ni cabeza. Hay gente que crítica el caso que se le está haciendo a esta noticia comparándola con el poco caso que se hace a las miles de muertes de niños que ocurren en África, esto en mi opinión es un intento que hace una persona que no es culta para aparentar que lo es y si esa persona no cumple el perfil que acabo de describir es que es una persona que no ha pensado mucho antes de decir esa tontería, porque esta comparando muertes del tercer mundo que son consecuencia de un mal gobierno, corrupto en su 99% y que no hace nada por mejorar dicha situación, con el asesinato de dos niños del primer mundo, en el que el gobierno no ha tenido nada que ver y menos la corrupción, de 6 y 2 años, fríamente asesinados por su padre y posteriormente incinerados. Si la gente que hace estas comparaciones las hacen sin pensar, no quiero ni pensar que tipo de mentes y de personas son los que hacen chistes con esta situación y con lo ocurrido que aunque parezca extraño y demente aseguro haber leído chistes sobre lo ocurrido a Ruth y José y todo lo relacionado con José Bretón.

     Es cierto que, por desgracia,hay con mucha frecuencia asesinatos, rapto de niños, violaciones...etc, pero lo que escandaliza a la gente en este caso no es eso, sino que un padre, no alguien ajeno, su padre ha sido capaz, ha tenido la frialdad de asesinar a sus dos inocentes hijos de simples 6 y 2 años, con toda la vida y toda la infancia por delante, y no solo los asesino sino que concienzudamente construyo en la finca de los abuelos de los dos niños un pequeño horno donde los incinero, donde metió los restos de los cuerpos de esas dos pequeñas criaturas y les prendió fuego, dejando que se quemasen a una temperatura de 800 grados y durante 11 meses permaneció en silencio, haciendo creer que no sabía nada y que quería encontrarlos, aunque después de haber hecho semejante barbaridad, haber mentido durante 11 meses habrá sido lo más fácil de todo.

     Aunque haya informado, supongo que todo el que ha leído esto estaba ya enterado, pero mi intención era transmitir lo que esto me ha dado a pensar y a sentir, tanto a mi como a miles de españoles, porque hay cosas que son inmorales e incomprensibles y esto es una de ellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario