Páginas

sábado, 1 de septiembre de 2012

No es oro todo lo que reluce.

     Ahora no tiene tanta repercusión en los medios, pero hace no muchas semanas si lo tuvo, estamos hablando del revolucionario Juan Manuel Sánchez Gordillo, alcalde de Marinaleda, diputado del Parlamento de Andalucía, secretario de Soberanía Alimentaria y de Vivienda de Izquierda Unida (IU), dirigente del Colectivo de Unidad de los Trabajadores - Bloque Andaluz de Izquierdas (CUT-BAI), Sindicato de Obreros del Campo (SOC) e Izquierda Unida (IU).

     Todo comenzó el 7 de agosto de esta año 2012, ese día Sánchez Gordillo y otros 400 militantes del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) asaltaron Mercadona y Carrefour, robaron alimentos e hirieron a los trabajadores, a consecuencia de esto todos los medios de comunicación se centraron en él, mientras él defendía que se trataba de una "expropiación forzosa", que ellos no habían robado nada que los auténticos ladrones son los bancos y que no se les hace nada, que todo lo que habían cogido iba a ir a una ONG, Cáritas, estos lo rechazaron ya que era fruto de un robo y finalmente repartieron todos los alimentos entre familias "sin techo" que se encontraban en un bloque de edificios de Sevilla. Sánchez Gordillo afirmo que si no hacían nada respecto a lo que estaba sucediendo en España con tanto recorte, despido, subida de los precios...etc seguirían con sus acciones y tomarían lugares, comenzaron una marcha para protestar por la situación de España y así fue, tomaron el palacio de Moratalla de Córdoba y posteriormente, el 27 de agosto a su paso por Cadiz 11 miembros del SAT tomaron una sucursal bancaria.

     Me gustaría centrarme en el momento en el que asaltaron los supermercados, muchas cadenas entrevistaban a Sánchez Gordillo y este proponía maneras de ayudar a los que no tenían nada y de como conseguir mejorar la situación de España, me gustaría centrarme en una de opiniones que defendía Sánchez Gordillo, él decía que los supermercados tendrían que regalar los alimentos que se encuentren al borde de caducar ya que al final los tiran por que no se pueden consumir, malgastando y desperdiciando toneladas de comida que podría haber servido a alguna familia. Esto suena realmente bien, de no ser porque todos pensaríamos lo siguiente, si van a regalar la comida que se va a caducar, ¿qué sentido tiene comprar comida? lo lógico y lo que haría todo el mundo es esperar a que la regalasen y no gastar dinero en ella y por consecuente miles de empresas quebrarían, lo que significaría miles y miles de parados más y la economía nunca saldría a delante.

     Esta era una reflexión que llevaba tiempo dándole vueltas y no encontraba momento para explicarla, aunque a mi parecer he de decir que es bastante lógica y sencilla de razonar. Todo tiene un lado bueno y un lado malo, si una botella esta llena y según pasan las horas la cantidad de agua va disminuyendo, a lo mejor no pierde agua por delante o por detrás, pero hay algún lugar, alguna esquina donde pierde agua y si no nos damos cuenta de eso, la botella al final se quedara sin agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario