Páginas

domingo, 18 de noviembre de 2012

Las verdaderas víctimas de las huelgas.

     El 14 de noviembre tuvo lugar la segunda huelga general en lo que llevamos de año. Es un número importante, pero las respuestas que se han obtenido por parte de los altos cargos españoles han sido mínimas por no decir nulas. Esto, entre otras razones, es porque se hace mal, se está enfocando hacia donde no se tiene que enfocar y les dejamos a los que nos han llevado a esta situación que continúen haciendo lo de siempre. Mentir.

Manifestante apedreando un camión.
     La situación es crítica, eso es cierto, y no solo en España, hay otros países como Grecia e Italia que sufren lo mismo o incluso más y en las noticias salen las continuas revueltas que tienen lugar en estos sitios y en más que no han sido mencionados, pero al menos en lo que respecta a España esto se hace mal y no se si llegará el día en el que se haga debidamente y sufran los que tienen que sufrir. La huelga es algo opcional y si alguien no quiere hacer huelga está en su derecho y es una opinión como otra cualquiera y se tiene que respetar, ya que, entre otras razones, no se sabe porque tipo de situación está pasando y a lo mejor es algo mucho más grave y delicado de lo que pueda imaginarse cualquiera o por el simple hecho de que no quiere poner en riesgo su puesto de trabajo ni que le descuenten el sueldo de ese día de su sueldo mensual. Vi imágenes de camioneros que querían ir a trabajar, lo cual entra dentro de lo normal porque si no trabajan, no cobran, y tenían que soportar insultos, multitud de pegatinas a favor de la huelga pegadas en sus cristales, que más tarde tendrían que invertir su tiempo y esfuerzo en quitarlas, así como petados que tiraban al camión, principalmente a sus ruedas supongo que con la intención de reventarlas. No me entra en la cabeza como alguien que está en una huelga porque no tiene dinero, porque han subido los precios de todo, porque no tiene trabajo o por cualquier otro tipo de razón, tiene la desfachatez de intentar reventar las ruedas de un camión a una persona que como otras tantas necesita el dinero y no hace falta tener muchas luces para deducir que si cuando se tienen que cambiar las ruedas de un coche sale no muy rentable, pues con mayor razón las de un camión que son mucho más grandes.

Dependienta planta cara a los manifestantes.
     Los camioneros no son los únicos afectados por esto, así como los autobuseros a los cuales les dificultaban la visión pegando múltiples carteles del 14N en su ángulo de visión, poniendo así en peligro tanto a la gente que usa ese transporte como a todos los coches y peatones que circulan por las calles, o los policías a los que tanto se les insulta y se les anima en estas situaciones, si la gente estuviese un poco más informada sabría que un policía no puede hacer huelga ya que le despedirían y es de sentido común, nadie quiere ser despedido y menos en la situación en la que estamos. Otros perjudicados son los comercios pequeños, ¿alguien me podría decir qué culpa tiene una humilde tienda de ropa o un discreto bar formado por un grupo de amigos de la situación económica actual? Que los protestantes vayan a donde los auténticos responsables, si no consiguen que los políticos les hagan caso y quiere conseguir algo, que vayan a los colegios a los cuales van sus hijos y que les molesten a ellos y veremos cuanto tardan en reaccionar, porque no van a colegios públicos ni nada por el estilo. Los dos hijos de Rajoy estudian en el Instituto Británico en Pozuelo, José Montilla Aguilera actual senador autonómico, a propuesta del Parlamento de Cataluña, el cual ha tenido varios cargos en el mundo de la política y varios relacionados con el mundo socialista, lleva a sus trillizos al Colegio Alemán, así como otros tantos socialistas que llevan a sus hijos a colegios de élite, Miguel Ángel Moratinos los lleva al Liceo Francés. Podríamos seguir así durante bastante tiempo e incluir los desorbitados precios de estos lugares de enseñanza, pero creo que la idea principal ha quedado clara.

     Siempre tenemos que apretarnos el cinturón los mismos y por si fuera poco en casos en los que se tiene vía libre para "atacar" a los que nos han hecho esto, nos atacamos entre nosotros ¿no tendría más sentido ir a centros de estos anteriormente mencionados que molestar a una pobre dependienta que quiere abrir su tienda de escasos 20 metros cuadrados para conseguir llegar a fin de mes? Hay que demostrar que podemos darles donde les duele y darles a conocer aun más nuestro mal estar, pero para eso hay que usar la cabeza y al menos de momento no la hemos usado y en el caso de haberla usado, no ha servido para mucho. Las cosas es mejor hacerlas sin prisa, pero hacerlas bien que deprisa y corriendo y que acaben mal, y por el hecho de llevar 2 huelgas generales este año no quiere decir que nos vayan a hacer más caso. No es tanto la cantidad como la calidad.