Páginas

jueves, 27 de junio de 2013

José Ignacio Wert y su "escandaloso" 6,5

     José Ignacio Wert, ministro de Educación, se encuentra en boca de todo el mundo. Aparece más veces en los medios de comunicación que por el mismísimo Congreso de los Diputados. Esta vez se trata de su polémica intención de sustituir la nota para optar a las becas universitarias actual, de 5,5, modificada hace un año ya que anteriormente se trataba de un 5, por un 6,5.

Jesús Posada, presidente del Congreso de los Diputados,
consiguió 40 matrículas de honor.
Crédito: eldiario.es
     La gran mayoría de los comentarios dirigidos al ministro de Educación han sido críticas, se han filtrado expedientes de los actuales políticos, con intención de demostrar quién habría accedido a esa beca con una media de 6,5, entre los que se encuentran grandes estudiantes con excelentes calificaciones, como por ejemplo Jesús Posada, presidente del Congreso de los Diputados, que consiguió 40 matrículas de honor. Pero los que más destacan son los que no obtuvieron resultados tan prometedores. La única utilidad de esto es para protestar, para hacer al pueblo más consciente de que clase de personas están dirigiendo nuestro país, pero el problema se encuentra en dichas criticas.

Ministro de Eduación, José Ignacio Wert
Crédito: libertaddigital.com
     El país está en crisis, no tenemos más que constantes recortes, el paro va en aumento...etc, se pone un
límite a las becas, que al fin y al cabo es dinero recolectado de todos los ciudadanos, ya que se ha demostrado que el porcentaje de abandono de los alumnos que entraron con media de entre 5 y 5,5 es un 20% mayor que los que entraron con media de 6,5. La cuestión es que esta ayuda se da para que puedan seguir estudiando los que tienen menos recursos, y los que quieren seguir estudiando son personas que se esfuerzan y que por lo tanto consiguen resultados. Una persona que saca un 5,5 de media para entrar a la universidad, es alguien que deja bastante que desear, puede darse el caso de que luego a lo largo de la carrera lo retome y sea el número uno de su promoción, pero lo que está claro es que antes no se ha esforzado lo más mínimo, y si realmente se ha esforzado y solo ha llegado a un 5,5, dicha beca supone una pérdida de dinero absurda, ya que si eso es todo lo que ha podido dar, realmente, es bastante escaso y lo más probable es que no llegue a acabar sus estudios universitarios. Esto no quiere decir que dejen de estudiar, si realmente les gusta y son buenos, llegarán a la universidad y si no son tan buenos, hay otras tantas maneras de seguir estudiando, no tiene por qué ser estando en la universidad. El problema es que, si admitimos a todo el mundo en las universidades dando ayudas y demás conseguimos que cualquier persona pueda entrar y, como he mencionado antes, si su media es de 5,5 y por lo tanto bastante "débil", puede ser una carga para los que realmente les interesa dicho grado, de manera directa o indirecta, porque no se debe olvidar que las universidades tienen plazas limitadas y si se llenan de gente que va a desperdiciar el dinero que el gobierno les ha dado, y que todos hemos aportado, ocupa las plazas de gente que a lo mejor si estaba interesada en dicho grado.

     Puede resultar algo duro o difícil de asimilar, pero lo cierto es que es la solución más acertada. Si permitimos que cualquiera acceda a una ayuda con una nota mínima que es un 5, un simple aprobado, ¿qué clase de futuro queremos tener? seamos sinceros y olvidemos eso de que esto "es un ataque a la igualdad de oportunidades", si somos conscientes de que estamos en crisis ¿en serio merece la pena prestar una ayuda económica a alguien cuya media para acceder a la universidad es un simple aprobado?, ¿no será más lógico que se ponga un listón un poco más alto, ya que hablamos de un 6,5, para los que serán el futuro del país, de este país que se está hundiendo por momentos? En lo que se refiere a la "igualdad de oportunidades" hay muchas partes que pulir, mucho más importantes y necesarias que esto, que es algo de relativo sentido común, este dinero ha sido recolectado de cada uno de los españoles y lo último que nos gustaría sería que se desperdiciase, o que se echase a perder cuando hay gente que realmente lo necesita y si diesen la opción de a que alumnos se lo destinaríamos, si al de media de 5 o al de media de 6,5, no dudo que la ayuda iría para el de 6,5, y si la ayuda la necesitase alguien con mayor media estaría aun más claro. Así que no nos llevemos las manos a la cabeza por un tema de "ataque a la igualdad de oportunidades", no tenemos que olvidar que hay gente que sabe jugar a fútbol y llega lejos y otros que no, y así en distintos campos, y la educación no es una excepción, si se te da bien seguirás, si no, hay otras maneras de ganarse la vida.

martes, 25 de junio de 2013

La sociedad o "suciedad" del siglo XXI

     Esta sociedad cada vez es más desagradable y putrefacta, y lo cierto es que por más que se intenta ocultar, el hedor que desprende es insoportable e imposible de ocultar: jóvenes bebiendo y drogándose en cuanto tienen la mínima oportunidad, poco a poco van desapareciendo nuestras costumbres, no se tiene el menor respeto por lo público ni por lo privado...etc. En definitiva, esto se está hundiendo.
Logo Ibilaldia 2013
Crédito: ibilaldia.com

     El día 26 de mayo del 2013, tuvo lugar en un pueblo de Bizkaia de nombre Portugalete, una conocida fiesta a favor del euskera, el Ibilaldia. Esta fiesta consiste en un recorrido, que este año ha coincidido que era de 7.5 kilómetros de conciertos, fiesta, txosnas y habla del euskera, a lo largo de una ciudad o ciudades del País Vasco, este año el pueblo central ha sido Portugalete, el cual ha tenido un detalle con sus vecinos de alrededor añadiendo al recorrido Santurtzi y Sestao. Es bonito ver como el pueblo intenta mantener viva la cultura vasca, la gastronomía vasca y un idioma tan antiguo como es el euskera, lo lamentable es ver que no todos los que acuden lo hacen con esa idea en sus mentes.


Parte del recorrido del Ibilaldia 2013 a su paso por Portugalete.
Crédito: eitb.com
     El Ibilaldia es frecuentado por muchos jóvenes, lo cual es alentador, ya que si lo que se pretende es
mantener vivas estas costumbres y los jóvenes son el futuro... es una buena combinación, pero la gran mayoría entiende esto como sinónimo de fiesta o botellón, se olvida por completo el fin del Ibilaldia. Este año se han registrado 31 intoxicaciones alcohólicas (comas etílicos), y la gran mayoría de ellos eran de menores de edad. Esto es un claro ejemplo de lo que en realidad piensan muchos jóvenes del Ibilaldia, hasta el punto que al día siguiente los servicios de limpieza recogieron 10.500 kilos de basura, únicamente contando vasos y botellas y en una zona concreta de Portugalete. Esto es lo que hacen la gran mayoría de jóvenes, una fiesta que se organiza por una causa justa y noble se convierte en un macro botellón, sin olvidar la absurda diversión juvenil de beber para pasárselo bien, es lamentable.

     Lo mismo sucede en la noche de San Juan, la noche del 23 de junio a la mañana del 24 de junio, donde múltiples lugares y pueblos se llenan de hogueras, festividad pagana para celebrar la llegada del solsticio de verano. Hay distintos "ritos" o costumbres, como quemar un papel en el que se escriben un número determinado deseos negativos que no quieres que vuelvan a aparecer en tu vida y  deseos positivos que quieres que se cumplan, saltar la hoguera que se ha hecho, en San Pedro Manrique en Soria se recorren 3 metros de brasas de madera descalzos...etc distintas costumbres pero todas aportan algo a nuestras ciudades, nuestro país, nuestra cultura.

Jóvenes entre la basura al amanecer
de la noche de San Juan.
Crédito: El País.
     Es triste ver que las ciudades cada vez eliminan más lugares donde los grupos de chavales puedan hacer sus hogueras y lleven así dentro de ellos esta tradición, pero lo que es inadmisible es que los jóvenes vean esto también como una excusa para emborracharse y ensuciar todo, como hacen todos los años. En Valencia en la Malva-rosa se han recogido 355 toneladas de basura, y se han registrado 95 personas atendidas por la Cruz Roja en Valencia por intoxicaciones etílicas. Esto es solo un ejemplo, ya que el resto de España es casi una copia idéntica de esto y es muy triste y a la vez desagradable saber que esto tiene lugar todos los años, por culpa de gente que  no sabe como pasárselo bien si no es bebiendo y que además ni siquiera son capaces de llevar al contenedor más cercano lo que ellos mismos han traído.

    Faltan adjetivos para describir esta sociedad ¿qué los jóvenes son el futuro? lamentablemente esa afirmación es cierta... solo consuela saber que esto es en un 99% de los casos, que por insignificante que parezca todavía queda un 1% con cabeza para pensar, y gracias a este 1% se conseguirá levantar este país y dar un vuelco a esta sociedad-basura, o eso espero. Y supongo que esperamos todos.