Páginas

domingo, 6 de octubre de 2013

Cuando el trato es anormal hacia un animal

     Algo cada vez más frecuente en nuestra sociedad es observar como los animales cobran cada vez más importancia, los perros en particular. Se habilitan playas para perros, hoteles para mascotas, restaurantes con platos especiales para perros... estos "cuidados" o caprichos excesivos hacia los animales salen fuera de lo normal, pero a día de hoy se siguen observando tratos vejatorios por parte de los dueños de muchos animales, no solo en la intimidad, sino en plena calle.

Muestra del resultado del maltrato animal con la correa.
Crédito: fisicazone.com
     Durante las vacaciones, principalmente durante el verano, tener una mascota puede ser un problema ya que impide el poder desplazarse muchos kilómetros en muchos casos, o simplemente porque tienes que estar pendiente de él todos los días. A consecuencia de esto, han sido frecuentes las apariciones en las noticias de lugares habilitados para animales, cuanto menos excesivo, como restaurantes con menús adecuados para perros, peluquerías caninas, salones de masaje y manicura para mascotas...etc. Es de sobra conocido el dicho "todo en exceso es malo", y esto no es ninguna excepción, pero el problema se encuentra en que en pleno siglo XXI, donde parece ser que los dueños de las mascotas y las mascotas han invertido sus papeles, se siguen viendo acciones que van en contra de cualquier tipo de moral. Personas que amenazan a sus perros agarrándoles del cuello y golpeándolos contra distintos coches, dueños que pegan tirones sin sentido a las correas y patadas a sus perros, ¿bajo que criterio se les ha proporcionado a esa gente, a esa basura, una mascota? Desconozco la respuesta a esa pregunta, al igual que desconozco los motivos que les han llevado a actuar de esa manera, pero todos sabemos que eso es inmoral e inhumano.

Muchos animales viven en estas condiciones en las perreras,
esperando que alguien los adopte.
Crédito: perrerasdenunciadas.blogspot.es
     Millones de tiendas venden mascotas de distintos tipos, razas y edades, los precios varían entre cifras importantes, pero para los amantes de las mascotas no hay ningún precio lo suficientemente alto, pero ¿en realidad son personas con una gran atracción por las mascotas o son personas que tienen una gran atracción hacia determinado animal, de determinada raza, determinado sexo, determinado color y determinada edad? Hay muchísimos animales esperando ser adoptados en las perreras, donde es gratuito, salvas a un animal, le
das unos cuidados mínimos y cariño, porque realmente te gustan los animales, no lo compras, lo adoptas. Es una diferencia sumamente importante, entre comprar un perro, gato o cualquier otro animal en una tienda de animales y adoptar uno en una perrera. Hay muchas perreras que tienen que matar animales para dejar hueco a los próximos, porque la gente que tanto ama a los animales, va a comprar una determinada raza en lugar de salvar un animal de una perrera que si no lo adopta nadie será sacrificado el fin de semana siguiente.

"No es un juguete"
Crédito: provocadoras.com
     Es realmente triste, pero esta es la realidad. Vivimos en un mundo en el cual se intenta sacar dinero constantemente de los caprichos de las personas, creando tiendas de ropa para animales, salones de belleza, vendiendo animales en lugar de facilitar a un interesado una manera de adoptar a uno salvándolo así de la muerte. Incluso en ocasiones tenemos que observar, en contra de nuestra voluntad, que una persona por el hecho de haber comprado un perro puede maltratarlo, a lo mejor ese es el problema, al haberlo comprado piensa que es suyo y que lo puede tratar como le plazca, en lugar de haberlo adoptado, que no es otra cosa que una acción solidaria. Comprar no es lo mismo que adoptar, ni adoptar es lo mismo que comprar.