Páginas

domingo, 15 de junio de 2014

WhatsApp: controlador de masas

Mensaje en Twitter para calmar a sus usuarios
Crédito: droidnews.org
     Hace no demasiado tiempo, la batería de los móviles duraba varios días, te lo podías dejar en casa o simplemente apagado sin que eso supusiera un problema, pero a día de hoy, donde no se intentan conseguir nada más que avances para demostrar que la raza humana evoluciona en todos sus aspectos, nos hemos visto controlados, devorados e hipnotizados por una aplicación para un móvil, o como dicen los modernos una "app". Cuando esta aplicación se cuelga la crisis económica actual no es nada en comparación con la crisis nerviosa que sufren sus usuarios. Esta no es otra que esa aplicación que nos obliga a tener el móvil con batería, llegando al extremo de llevar múltiples baterías encima o simplemente llevar un cargador portátil, esa aplicación que indica a los demás a que hora te has conectado, esa aplicación la cual te avisa cuando tienes un mensaje nuevo para que respondas lo antes posible, ya que si tardas algo más, el que espera tu respuesta puede enloquecer, hablamos de WhatsApp.

Logo de WhatsApp
Crédito: whatsappgratis.org
     La cantidad de información que esta aplicación transmite a lo largo del día tiene una magnitud inimaginable, ha conseguido que millones de personas dependan de ella en este mismo instante, pero cuando termine de leer este artículo WhatsApp habrá ganado otros tantos miles de usuarios, ¿no es escalofriante? WhatsApp es una aplicación que permite enviar mensajes, imágenes, notas de voz, vídeos y demás archivos de manera gratuita para algunos y para otros pagando un precio inferior a un euro al año, pero si tenemos en cuenta la cantidad de personas que utilizan esta misma aplicación empezamos a ser conscientes de todo el dinero que mueven a lo largo del día, y lo que es más importante aun, la cantidad de información que mueven a nivel mundial. No hablamos de mensajes solamente, también incluimos imágenes, teléfonos de todos nuestros contactos, vídeos y un constante rastreamiento de donde nos encontramos, a fin de cuentas lo que hacemos es abrir nuestro teléfono a un desconocido que no nos promete que nuestros datos no vayan a ser revisados, pero si tanto nos molesta que nos cojan el móvil sin permiso...¿por qué permitimos que nos engañen de esta manera?, ¿realmente son de fiar? Entonces... ¿por qué motivo la grandísima red social, que mueve muchísima información personal, ha decidido comprar WhatsApp por la friolera cantidad de 19.000 millones de dolares?, ¿a lo mejor es que hay algo más?

Audiencia mundial de WhatsApp en 2013
Crédito: telecinco.es
     Los mensajes que enviamos y todos los archivos que mandamos a través de WhatsApp no son cosas metafísicas, y por lo tanto no desaparecen así porque si. Toda la información que mandamos está guardada, al igual que la información que publicamos en las redes sociales y que los artículos que podemos publicar en Blogger, pero ¿con qué fin? Hay muchas teorías distintas, pero lo que está claro es que si unas aplicaciones o webs que su único fin es servir de puente entre dos personas para hacer más fácil la comunicación entre ellos, se compra por tales cantidades de dinero es que sucede algo más que nosotros desconocemos, porque en pleno siglo XXI, países pasándolo realmente mal a cuenta de la crisis y con tanta corrupción son la prueba de que el dinero es el motor de esta sociedad, es imposible que se hagan este tipo de aplicaciones sin ninguna segunda intención, solamente para "facilitar la comunicación".

     Podría seguir divagando sobre este tema y llegar a conclusiones realmente profundas y siniestras, pero el móvil va a estallar con tanto mensaje y ayer tarde tanto en contestar un mensaje en WhatsApp que debido a mi despiste, esta mañana el propietario del mensaje a aparecido en la esquela del periódico y ya me siento bastante culpable.