Páginas

domingo, 16 de octubre de 2016

El escandaloso Premio Nobel de Literatura 2016

     Desde el momento en el que se dio a conocer el galardonado con el Premio Nobel de Literatura de este año todos los medios de comunicación han hecho un hueco para comentar este premio y su polémico final, el cantante Bob Dylan.

Medalla del Premio Nobel
Crédito: blog.libros.universia.es
     Sin duda alguna es normal que haya levantado ampollas de sangre que un cantante haya sido galardonado con un premio literario y nada más y nada menos que el Premio Nobel de Literatura de este 2016. Sus canciones pueden tener un trabajo detrás de horas y horas, pueden ser las canciones más bellas de la historia, podría darse el caso de que tuviesen un trabajo mayor que escribir la mejor novela de la historia, pero lo que podemos sacar en claro de todo esto es que Bob Dylan es un cantante y lo que se ha premiado han sido sus canciones. No estoy diciendo que sean buenas o malas, de mi gusto o no, pero lo que no se puede negar es que si se ha premiado a un cantante por sus canciones con el Premio Nobel de Literatura, algo no va del todo bien.


Bob Dylan años atrás.
Crédito: clicknecesario.com
     Es cierto que si vamos a la definición de literatura como tal según la RAE, podemos encontrar que hace referencia a la música también, pero no se puede equiparar el número de personas a las que llega la música (ya sea activa o pasivamente), con el número de personas que disfrutan (activa o pasivamente) de la mejor novela de todo el siglo XXI. Si en este contexto, la música y la escritura juegan en dos ligas completamente diferentes, ¿cómo puede ser que las dos puedan ser premiadas con el mismo galardón? Todo el mundo conoce obras como Don Quijote de la Mancha, aunque en su mayoría solo conozcan el título, pero ¿cuánta gente conoce el éxito musical "Gangnam Style"? Aquí somos conscientes de las dos ligas que juegan cada uno y de las diferencias abismales que hay entre ellas, ya que por muy buena que sea, por ejemplo, una novela, jamás llegará a ser tan conocida o tan difundida, como la canción del éxito del verano de ese año.

     Personalmente, no estoy de acuerdo con que el premiado del 2016 con el Premio Nobel de Literatura, nada más y nada menos que el Nobel, sea Bob Dylan. Considero que ya que están en dos ligas completamente distintas, se haga un premio para la música o para los cantantes, pero desde luego no creo que escritores y cantantes deban compartir un mismo galardón, viendo las diferencias abismales que hay entre las dos categorías por las que estos se mueven, para igualar esta situación  y rebajar los ánimos, ¿por qué no premiar a Pablo Neruda con un Grammy por alguno de sus poemas en audiolibro?

sábado, 1 de octubre de 2016

Pedro Sánchez deja libre su silla.

     Dos años y poco han sido los que ha encabezado Pedro Sánchez el PSOE, y en este tiempo ha conseguido amigos y, viendo su renuncia, más enemigos. Hacía tiempo que la caída del PSOE se veía venir, con velocidad y sin frenos, pero parece ser que todo el mundo era consciente de ello menos él, menos Pedro. 

"No es no" de Pedro Sánchez
Crédito: alertadigital.com
     Los votos iban y venían, el PSOE, partido con mucho peso e historia dentro de España, perdía apoyos en todas las esquinas y las últimas elecciones vascas y gallegas han supuesto el batacazo final. No vamos a centrarnos en este hecho visible meses atrás, muchos meses atrás, vamos al hecho de que una persona que supuestamente encabeza un partido político con la idea de ayudar a sus votantes, a los ciudadanos, a su país, ha confundido conceptos y pasa a una figura con un planteamiento mucho más individualista en el que solo buscaba su propio bienestar. No es algo descabellado decir que para un país no hay beneficio ninguno en unas terceras ni cuartas elecciones , pero de ahí a luchar en contra de tu propio partido que, al menos en teoría, es el último que dejará de apoyarte, es una actitud muy, muy egoísta. Con los votos en decadencia, luchas internas, actitudes y planteamientos nada reconocibles dentro del planteamiento del PSOE, el problema estaba claro desde el principio, Pedro Sánchez, y si una persona busca, no, si un político busca el bienestar para su país lo primero que tiene que hacer es tener una actitud reflexiva, ver cual es el problema y solucionarlo, si el problema es él y de verdad le preocupa el futuro de la ciudadanía y del país, que deje pasar a otro que pueda solucionar y reflotar un partido que se ha visto perjudicado por las actitudes y pensamientos de una sola persona, que solucione lo que él no ha podido ver y que ayude a los que deben ayudar, al pueblo. Recordemos que estamos hablando de una persona que "busca ayudar a su país" pactando con gente que quiere separar el país, desde luego aquí hay algo que no funciona.

PSOE descompuesto.
Crédito: interviu.es

     Otros partidos mostraban su apoyo a Pedro Sánchez, diciéndole que siguiese fuerte en su puesto y que no se dejase convencer ni atropellar por los críticos de su partido, pero ¿por qué? ¿No será que a dicho partido le beneficia la situación por la que estaba pasando el PSOE consiguiendo votantes descontentos de este? Damas y caballeros, por favor, abramos los ojos. Pedro Sánchez se ha visto en la cuerda floja, muy floja, luchando contra su partido, anteponiendo sus pensamientos y sus decisiones a las de todo el partido, hasta el momento en el que después de una votación ha decidido, por fin, dejar su asiento, dejar su puesto, renunciar a su cargo para que alguien con un pensamiento más grupal y menos individualista y egoísta sea capaz de intentar sacar al histórico PSOE del agujero en el que este señor lo ha metido. 


     Sinceramente, me apena ver la trayectoria que ha tomado un partido con tanta historia dentro de la democracia española y es algo que se ve y se puede estudiar de una forma objetiva teniendo o sin tener que ser afín a las ideas de este partido, simplemente con un poco de observación y objetivismo. Veremos que sucede en los próximos meses, pero desde luego que Pedro ya te ha costado.