Páginas

sábado, 1 de octubre de 2016

Pedro Sánchez deja libre su silla.

     Dos años y poco han sido los que ha encabezado Pedro Sánchez el PSOE, y en este tiempo ha conseguido amigos y, viendo su renuncia, más enemigos. Hacía tiempo que la caída del PSOE se veía venir, con velocidad y sin frenos, pero parece ser que todo el mundo era consciente de ello menos él, menos Pedro. 

"No es no" de Pedro Sánchez
Crédito: alertadigital.com
     Los votos iban y venían, el PSOE, partido con mucho peso e historia dentro de España, perdía apoyos en todas las esquinas y las últimas elecciones vascas y gallegas han supuesto el batacazo final. No vamos a centrarnos en este hecho visible meses atrás, muchos meses atrás, vamos al hecho de que una persona que supuestamente encabeza un partido político con la idea de ayudar a sus votantes, a los ciudadanos, a su país, ha confundido conceptos y pasa a una figura con un planteamiento mucho más individualista en el que solo buscaba su propio bienestar. No es algo descabellado decir que para un país no hay beneficio ninguno en unas terceras ni cuartas elecciones , pero de ahí a luchar en contra de tu propio partido que, al menos en teoría, es el último que dejará de apoyarte, es una actitud muy, muy egoísta. Con los votos en decadencia, luchas internas, actitudes y planteamientos nada reconocibles dentro del planteamiento del PSOE, el problema estaba claro desde el principio, Pedro Sánchez, y si una persona busca, no, si un político busca el bienestar para su país lo primero que tiene que hacer es tener una actitud reflexiva, ver cual es el problema y solucionarlo, si el problema es él y de verdad le preocupa el futuro de la ciudadanía y del país, que deje pasar a otro que pueda solucionar y reflotar un partido que se ha visto perjudicado por las actitudes y pensamientos de una sola persona, que solucione lo que él no ha podido ver y que ayude a los que deben ayudar, al pueblo. Recordemos que estamos hablando de una persona que "busca ayudar a su país" pactando con gente que quiere separar el país, desde luego aquí hay algo que no funciona.

PSOE descompuesto.
Crédito: interviu.es

     Otros partidos mostraban su apoyo a Pedro Sánchez, diciéndole que siguiese fuerte en su puesto y que no se dejase convencer ni atropellar por los críticos de su partido, pero ¿por qué? ¿No será que a dicho partido le beneficia la situación por la que estaba pasando el PSOE consiguiendo votantes descontentos de este? Damas y caballeros, por favor, abramos los ojos. Pedro Sánchez se ha visto en la cuerda floja, muy floja, luchando contra su partido, anteponiendo sus pensamientos y sus decisiones a las de todo el partido, hasta el momento en el que después de una votación ha decidido, por fin, dejar su asiento, dejar su puesto, renunciar a su cargo para que alguien con un pensamiento más grupal y menos individualista y egoísta sea capaz de intentar sacar al histórico PSOE del agujero en el que este señor lo ha metido. 


     Sinceramente, me apena ver la trayectoria que ha tomado un partido con tanta historia dentro de la democracia española y es algo que se ve y se puede estudiar de una forma objetiva teniendo o sin tener que ser afín a las ideas de este partido, simplemente con un poco de observación y objetivismo. Veremos que sucede en los próximos meses, pero desde luego que Pedro ya te ha costado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario